Mar, arena, sol y una Holga

playa  015 Hemos recibido un bello aporte de un amigo de la Embajada que ya nos encantó el año pasado con su exposición fotográfica "Misterio Inca". Luis Sergio es un fotógrafo Peruano que hora nos comparte su trabajo en Holga con su serie "Playa". Con su precario ensamblaje y sus piezas de plástico, esta cámara (la Holga) de origen chino parece un juguete más. Pero lo que su formato medio esconde es un mundo de sorpresas. El fotógrafo Luis Sergio se animó a experimentar con estos encuadres borrosos y fugas de luz, y el resultado es su serie PLAYA, un vistazo diferente, como si las playas al otro lado del lente fueran sacadas de un libro o incluso de otro planeta. playa  013 playa  014 La Holga es magia pura. “No sabes lo que te va a dar, tú piensas de una forma pero cuando revelas la foto te da otra sorpresa. Tienes un pre enfoque de distancia, calculas de acuerdo a eso, pero no sabes cómo la Holga te va a responder. Ninguna cámara es igual, están construidas para que sea así”, explica el fotógrafo Luis Sergio, autor detrás de la serie Playa donde la Holga captura lo más íntimo de un día junto al mar, en alguna playa chilena, peruana o colombiana. Aunque esta cámara dada a luz a comienzos de los ’80 en China, al ser un artefacto sencillo y de fabricación económica, logró homologar las posibilidades de acceso a estos aparatos para ciudadanos comunes y corrientes, el efecto que impregna a las fotografías que captura es todo lo contrario. Ninguna imagen tomada con un Holga es igual a la anterior. Eso el fotógrafo lo sabe –tiene que saberlo- y el desafío es precisamente aprender a usarlo a su favor para manipular a su gusto sus efectos borrosos, las fugas de luz y demás distorsiones. playa  001 playa  002 PLAYA tiene sus orígenes entre los años 2003 y el 2004, cuando Luis Sergio, cuya curiosidad había despertado gracias a los registros de otros fotógrafos que se habían lanzado a experimentar con la Holga, decide encargar una propia a un amigo que viaja a Estados Unidos. El encantamiento es inmediato. “Me topé con que era más difícil de lo que pensaba pero como soy un fotógrafo a la antigua, me gusta trabajar y medir a través del negativo, tomé algunas fotos a personas que vivían en mi barrio y salieron cosas interesantes. Algunas se sobre montaban o aparecía con un efecto extraño, pero con el tiempo la fui manejando y la cámara me encantó”, recuerda el artista. Tanto así que no tardó en comprarse otra Holga, exactamente igual, pero como dice él, completamente diferente. playa  009 Acccidentados en VIA EXPRESA Por aquellos años, Luis Sergio trabajaba como fotógrafo para un importante periódico chileno. Viajaba mucho y a menudo se encontraba recorriendo lugares nuevos que jamás había imaginado. Pronto resultó evidente que aquello se podía aprovechar también para seguir aprendiendo de la Holga. “Hacía muchas notas donde había playa. Entonces era fácil, aprovechaba el viaje, tomaba las fotos con mi cámara y las revelaba después”, recuerda el fotógrafo. Rápidamente la colección de paisajes capturados por el aparato de culto comenzó a crecer: Viña del Mar, Algarrobo, Zapallar, Osorno, Valdivia y Cartagena. Esta última, tal vez, una de las más relevantes ya que resultó ser el destino adonde Luis Sergio fue a parar en su búsqueda de un paraje más popular, que de hecho terminó siendo el más íntimo, cercano, con sus colores picantes y sus sentimientos ardorosos. playa  005 playa  004 Con el tiempo se sumaron también a esta serie algunas playas en el extranjero. Una de ellas fue un paisaje en Cartagena de Indias, Colombia, donde el artista se sorprendió al descubrir a un grupo de pescadores que trabajan el mar en una zona predominantemente turística. Asimismo, la playa La Herradura, en Perú, es un lugar que cobija añejos recuerdos de infancia del fotógrafo, que le significaron a la costa un lugar clave en la colección de las capturas de la cámara Holga. Las veinte fotografías que conforman esta serie tienen algo en común que es evidente y no es menor: la playa, el mar, la sal, el viento soplando sobre las dunas. Pero hay algo incluso más grande y más potente que trasciende la capacidad del espectador para interpretarlas y en donde la Holga juega un rol indiscutible. playa  012 playa  011 Para Luis Sergio esta muestra es importante porque con ella da un paso al lado en lo que respecta a su incursión con esta misteriosa cámara. No es el fin, sólo un nuevo comienzo. “Hay que seguir avanzando y experimentar con otras cosas. Probablemente vuelva a ella en el futuro porque la Holga es indomable, como si ella decidiera cuando quiere que la uses. Es un juguete que te divierte y que te hace ver las cosas diferentes de algún modo”, concluye, con cierta nostalgia, el fotógrafo. playa  016 playa  019 Texto por Bernardita García J. Ficha Técnica Dos Camaras: Holga 120N Formato Medio Peliculas: Kodak TRI-X 120 blanco y negro 400 asa FUJIFILM RVP 120 Fujichrome VELVIA 50 asa Publicado el 28/02/2014