Lomokino hipo-review nostálgico: Lollapalooza

Si bien el Lollapalooza fue hace meses, en la Embajada no lo olvidaremos nunca porque por fin pudimos colar algo de fotografía en un festival musical de alto impacto: enseñamos a los niños a construir cámaras de Lego y probamos la Lomokino. Aquí les contamos un poco sobre la experiencia de hacer video en 35 milímetros (estilo lomo, claro).  artículo escrito por sabino

La cámara

Usar la Lomokino es tener el espíritu lomo en tus manos: una caja de plástico bien armada que cumple su función de guardar un rollo y hacer videos. Es cómoda, cabe en el bolsillo chico de la mochila, pesa lo mismo que una cajita feliz del McDonalds sin juguete, no usa pilas y simplemente funciona. El único "problema" es que te dan ganas de comprar mil rollos para poder usarla todo el día.

Foto por richarhdc

 Usar la cámara es fácil: metes el rollo y giras la manivela. Listo. Además, trae un visor para encuadrar, una rueda para controlar la apertura del diafragma, y una pantalla que dice cuánto queda de película. Todo siempre está a foco y tiene un botón macro para enfocar de cerca. La manivela es el engranaje que hace funcionar la máquina, con ella puedes controlar el resultado, considerando que mientras más rápido la gires menos durará el rollo, pero el movimiento será más fiel a la realidad. Pero puedes girarla a la velocidad que quieras, incluso dando sólo una vuelta para hacer un stop motion.  

Lomokino en Lollapalooza

La cámara no discrimina y sirve para todos los gustos, desde Mazapán hasta los Foo Fighters, 31 Minutos, o lo que sea. Se la pudo con el calor, el peluseo de la gente, y con todos los que dejaban de escuchar música para preguntarnos qué era esa cosa que hacíamos girar en la mano. Durante el día usamos rollos de 100ASA y de 400 por la tarde, ¡todos salieron bien!  

Brujería lomo: digitalizar y editar

Si quieres hacerlo fácil, en lomochile hay un equipo de voluntarios de lunes a viernes que revelan y digitalizan todo tu trabajo. Lo que hacen ellos es revelar la película, y luego escanear la tira completa que trae 144 cuadros un poco más bajos que una foto normal. Después de escanear la tira, separan cada cuadro como una imagen única, le piden al computador que por favor genere un clip de película con esos 144 cuadros, y el computador siempre cumple. Es magia. Después puedes usar tu programa de edición de video favorito para unir los clips a gusto y armar tu película. En el sitio web de Lomography de hay tipsters audiovisuales que explican cómo editar en Movie Maker (Windows), Premiere (Adobe), iMovie (Apple), Final Cut (Apple), etc. ¡Pan comido!  

¡El resultado!

Somos fotógrafos y todavía no perfeccionamos la técnica de la edición en video, pero metimos los clips a una línea de tiempo para mostrarles lo que se puede hacer con cero experiencia y lo que logra la máquina. En resumen, la Lomokino devolvió lo análogo a grabar películas caseras. Da igual si toma más tiempo, más que un clip de video es una experiencia. Y no olviden que la Embajada está aquí para consultar sus dudas, nos pueden escribir, llamar ¡y visitar! Además que contamos con el mejor servicio Lomokino, ustedes simplemente carguen la película en la cámara y (como dijo Kodak una vez) nosotros hacemos el resto: revelamos, digitalizamos y dejamos la película lista para llegar y reproducir (: ¡Si tienen videos propios no olviden enviarnos los links para que los compartamos en el sitio! LOMO ON! Publicado el 11/07/2012