Liberados del Yugo Digital II

Desde hoy, y durante el fin de semana, estaremos publicando una serie de artículos escritos por personas que participaron en nuestra convocatoria "Libérate del Yugo Digital". Agradecemos a todos quienes se desconectaron y vivieron un día completamente análogo! Por Constanza Rojas Cuando vi la convocatoria me animé (2 veces) a participar, así que fui un día a despegarme de mi celular, aproveché, y mi elección fue la excelente Lubitel 166+, que hace tiempo quería manosearla y disparar con ella. Entonces partí con mi temporalmente camarita, en un día nublado, acompañada de un amigo que también se animó sacar una Lomo y nos dirigimos al Parque de las Esculturas, que esta por ahí cerquita y comencé a jugar con las opciones que me brindaba esta genial cámara… velocidades, enfoques y abuse un poquito de la doble exposición (tenia 12 fotos, varias horas y muchas ganas de disparar). Nos paseamos después por unas callecillas del sector camino a encontrarnos con más gente para tirar pinta con nuestras nuevas lomos temporales y seguir sacando fotos. Al estar sin teléfono ni nada, me devolví un poquito pasada de la hora a devolver mi camarita amiga, sí, me encariñé, la cámara era un lujo sentía que el lugar al verse por el visor se embellecía sin necesidad de pasar por pixeles, y no hablo solo del parque, hasta la avenida con el taco de autos se veía linda, tenía ganas de fotografiar todo, era heavy, adore ver a través de ella, dejó de ser tan complicada al rato de tenerla conmigo. Sin dudas se ganó un lugarcito entre mis lomos favoritas, y lo mejor es que partes claves de lo que vi en ella estará verá reflejado directamente en papel y análogo. Quede feliz con mi día, tanto así que fui de nuevo. Esta vez tenia la intensión de salir con una Diana Mini, pero al final me decidí por la Colorspash, para disparar tranquila sin complicaciones. Nuevamente con mi amigo, en un día muy frio y aun mas nublado (incluso amenazaba la lluvia), pensando hacer el mismo recorrido anterior del parque, callecillas, etc., pero al tener en esta ocasión cámaras de flash fuimos a aprovecharlas a lugares cerrados, y ahora en vez de 12 fotos tenía 36 asi que en el camino iba disparando como loca, hasta que nos metimos a la galería subterránea de la Zona Franca, allí le pude sacar mas provecho a los flashes de colores y los barridos. Maté (terminé) el rollo en ese lugar lleno de elementos interesantes, las luces, las tiendas, los espejos en las paredes y la gente. Me desquité las ganas de disparos que me habían quedado de la vez anterior, hasta que otra vez, casi por instinto, sin saber la hora volví a la embajada a regresar mi camarita temporal. Le di fin a mi segundo día análogo muy satisfecha y esperando ansiosa por ver los resultados. Sin mas preámbulos, debo decir que fue lejos la mejor manera de liberarme del yugo digital (¡gracias lomochile!), el que no aprovechó debe ser muy… Publicado el 06/05/2011

← Volver a portada del Blog