Escanea tus películas ¡con un escáner normal!

Ya hemos visto un par de formas para poder escanear nuestros negativos sin la necesidad de utilizar un escáner, pero hemos encontrado otra que puede ayudarnos a rescatar el escáner clásico que hemos dejado a la merced del polvo por no llevarse bien con nuestras películas.   Existimos varios que aún no podemos acceder a un buen escáner especializado en digitalizar negativos, sobre todo aquellos que recién están incorporándose al mundo análogo (¡Salud!), pero como ya hemos visto antes, hay truquitos y tips que nos dan una mano para poder llevar a la pantalla nuestros aluros de plata. Esta vez, encontramos un método que hace uso del simple escáner (que podemos encontrar en las multifuncionales), muy sencillo, muy barato y, además, puede ser reciclable. ¿Qué necesitamos? -Un trozo de cartón que por un lado sea plateado (tamaño carta). -Ésta guía. -Lápiz mina. -Tijeras o corta cartón. -Regla (de preferencia metálica). -Masking tape (o la cinta adhesiva que prefieran).  

Paso 1

Impriman la guía por el lado blanco de su cartón, ésta será la forma que tendrá el aplicador para el escáner. Si es muy grueso y no se quieren arriesgar a meterlo en la impresora, pueden hacerlo en un papel normal, lo recortan y luego delienan la figura sobre la parte blanca de su cartón (recomiendo usar regla y no pegar el papel al cartón porque no siempre queda bien).  

Paso 2

Recorten el contorno de la figura. Si se fijan, los dos triángulos tienen unas lenguetas (van a permitir unir los dos rectángulos). Por el lado blanco, sobre la línea que las une al cuerpo de lo que será la cajita, pasen suavemente el corta cartón para hacer un corte poco profundo, el cual les va a permitir doblar estas alitas hacia el lado plateado con más facilidad, sin dañar el material. Hagan el mismo corte superficial en la línea que une los dos rectángulos, siempre por el lado blanco de su cartón.  

Paso 3

Finalmente, doblen bien todos los sectores hacia el lado plateado, para que se enfrenten mutuamente (por lo tanto, el lado blanco queda hacia afuera). Adhieran las alas al rectángulo correspondiente, pegándolas por fuera con un trozo de tape y ¡estamos listos para usarlo!  

Modo de uso

Pongan su película sobre la pantalla del escáner y sobre éste, ubiquen su cajita reflectante bien alineada. Dejen la tapa del escáner abierta y hagan su primera prueba. Si notan una iluminación dispareja o pueden ver el fondo del adaptador, pueden poner una hoja blanca entre la película y la caja para que haga las veces de difusor (además de impedir la transparencia que revela el fondo). Recuerden que a mayor resolución del escaneo, mayores son los detalles y la definición de la imagen que van a obtener. Normalmente se recomienda usar (por lo menos) 1200dpi. Vean este ejemplo, en donde la primera imagen el es escaneo original, la de en medio muestra la inversión de color y la útima permite ver cómo queda la image lista (:   Pueden compatibilizar este sistema con el primero que les dejamos hace un tiempo, con los tips para nivelar bien la imagen hasta obtener lo que quieren. ¿Quién se anima a hacerlo?  :D  
Dato útil: Si no encuentran en ninguna librería este cartón, no se desesperen porque la solución existe. Compren un trozo de cartón piedra (el más delgado que encuentren) y luego de dibujar y recortar la figura, forren uno de los lados del cartón con papel alusa foil (en la cocina o super más cercanos). Para pegarlo pueden usar pegamento en barra, que deja una capa pareja sobre la superficie o, también, el scotch doble faz es muy útil.
 
Créditos al artículo orginal en Lomography, escrito por a1con.
 
Publicado el 14/12/2011

← Volver a portada del Blog