Como comprar una cámara usada?

Foto por rtmoratin Todo amante de la lomografía, o fotografía análoga sabe esto; se pueden encontrar cámaras usadas en ferias libres, persas, ventas de garage y demases. Siempre es entretenido buscar entre cachureos hasta encontrar ese pequeño tesoro análogo. Pero no siempre el “tesoro” descubierto es tal. Muchas veces nos puede confundir un exterior impecable, cuando en el interior nada funciona :( Artículo escrito por Diewow. A continuación entregaré una serie de tips recopilados entre experiencia, y varias páginas web.

1. No dar por hecho que la cámara funciona.

Es importante ir con la idea de que lo que vas a comprar, alguien lo vende porque ya no lo usa, y es muy probable que no funcione adecuadamente.

2. ¿Hace cuanto tiempo la usó por última vez?

Esta pregunta al vendedor, puede marcar la diferencia. Si la cámara fue usada hace poco tiempo (un par de meses, a lo mucho un año) se puede suponer que está en buen estado, y con sus componentes en buena mantención.

3. Precios.

Esta parte es altamente relativa, puesto que mucha gente no sabe cuánto vale realmente lo que vende, por lo que se pueden encontrar cámaras desde menos de $1.000, hasta varios cientos, en tiendas especializadas. La idea es siempre encontrar una buena relación entre precio y calidad. Foto por Fresa

4. Investiga.

Muchas veces, la cámara puede parecer muy divertida y funcional, muchas veces no lo son. Sobre todo si estás a punto de comprar una réflex SLR, primero date el tiempo de buscar información sobre el modelo, cuántas hay en circulación, si es fácil de reparar, etc.

5. Tipo de film.

Es importante considerar que si vas a usar la cámara en cuestión, debes comprar rollos y revelarlos, obvio. La recomendación es elegir una cámara de 35 o 120mm. Ya que hay otros formatos (como el de 126, típico de las Agfamatic y Kodak Instamatic) que ya no se fabrica. Aunque siempre se puede adaptar, eh!

6. Hongos.

¡Los hongos son el enemigo número uno de las cámaras antiguas! No hay nada peor que hongos en las piezas metálicas del lente, o en el mismo lente. Aun si son muy pequeños, pueden crecer hasta ser un verdadero problema. Ojo con eso!

7. Prueba con un rollo.

La idea es ver si avanza, si rebobina, si funciona el obturador. Los resultados son sorpresa, y si ya la compraste te recomiendo usar el rollo más barato que encuentres y cuando lo lleves al laboratorio pidas solo el revelado. Eso te dará un panorama de que tan bien (o mal) funciona la cámara. Ahora, si la cámara pasó estas pruebas (Y gran parte lo hace) ya puedes comprar seguro y empezar a disparar con tu nueva-antigua cámara! Nunca está de más considerar que a una cámara en desuso no le viene mal una limpieza y una mantención de rutina, así que si tienes la posibilidad de hacerlo mucho mejor! LOMO ON! Publicado el 22/11/2011

← Volver a portada del Blog