Amor por lo análogo.

Es bastante común cuando sacas a pasear tu Holga o tu Oktomat -o cuallquier cámara Lomo- que todos te pregunten ¿Funciona? ¿es de verdad?. O bien, cuando usas la cámara que tu abuelito te regaló, y que 20 o 30 años atrás era lo máximo, te interrogan sobre como puedes estar gastando plata en rollos si con una cámara digital tienes todo lo que necesitas. A continuación compartimos el mensaje de un lomografo a todas las personas que desconfían de las virtudes de el maravilloso mundo análogo. Yo digo "no odien lo análogo" porque mucha gente a mi alrededor no comprende mi pasión por las cámaras análogas. Toneladas de críticas y palabras negativas salen de sus bocas: "¿que basura es esa? ... yo creía que toda la gente hoy por hoy usaba cámaras digitales!" Creo que todos ustedes más de alguna vez han escuchado algo así. Pero lo importante aprender a no juzgar un libro por su portada. Ellos no tienen idea de las habilidades y cualidades de una cámara análoga, y de lo que se puede lograr con este tipo de cámaras y que no puede ser hecho con una digital. Alegría, emoción, elementos sorpresa, estas son algunas de las características -y ventajas- que los usuarios de cámaras análogas pueden disfrutar, y que los dueños de una digital dificilmente pueden. ¿Porqué incluí a las cámaras análogas en mi vida? Por todo lo que podemos descubrir con la lomografía. - Disfrutar saliendo, viajando, etc. - Elementos sorpresivos, ya que nadie puede anticipar el resultado de cada foto. - La ansiedad cada vez que mandamos a revelar-escanear un rollo. - Los felices accidentes: Fugas de luz -light leaks-, desenfoque, exposiciones multiples, etc. - Lomo también me enseñó a aceptar la verdad, a aceptar los resultados o las fotos como son, sin necesidad de manipularlas o editarlas porque cada una es irrepetible. - Aprender y compartir ideas, opiniones, conocimiento, alegría, amor y dolor con el enorme mundo lomográfico de los Lomohomes. - Pone a prueba mi creatividad y la posibilidad de innovar, de probar algo que nadie haya hecho antes y pensar como si yo fuera una cámara, de tal forma de poder obtener los mejores resultados con mi Lomo. - Me ha enseñado a no rendirme ni achacarme cuando una foto no me salió, si no que aprender de ello e intentarlo otra vez. -La lomografía me entrega la libertad de no ser un profesional tomando fotos, de no pensar y solo disparar, de experimentar y de entretenerme sacando fotos! Así que, a todos los que odian o despotrican en contra de la lomografía o la fotografía análoga, les pedimos que por favor no se metan con nuestro amor análogo... Se sorprenderían de como nuestras fotos pueden convertirse en arte! Quedan todos cordialmente invitados a que nos cuenten su experiencia con este tema, sus historias, debates con adeptos a lo digital, tertulias defendiendo la película de 35mm o vivencias lomográficas que tengan relación con su amor por lo análogo :) *Texto escrito por ahleng90 para Lomography.com.- Publicado el 13/05/2010

← Volver a portada del Blog